Página 3 de 3 PrimerPrimer 123
Resultados 21 al 23 de 23

Tema: Sara

  1. #21
    New member Avatar de angelinux
    Fecha de ingreso
    Jul 2018
    Mensajes
    4
    Hacía unas semanas había conocido por primera vez a las benditas vecinitas. Fue con Nuria - una experiencia que me impresionó. Redacté una crónica de ella en el foro, participé en el sorteo y gané el premio. ¡Yo, gané el premio! Pero si a mí nunca me toca nada... No me lo podía creer, así que pasada la alegría pasé a pensar cuándo ir a recogerlo. Las vecinitas iban a cerrar por vacaciones en agosto, así que no me podía despistar con esto. Este lunes era el momento ideal.

    Por la mañana, nada más levantarme, escribí una petición de cita a través de la web. Vamos, no iba a dejar pasar la oportunidad ni a dejar que se llenara el calendario. Tenía que ir. Y me apetecía mucho conocer a Sara. Sus fotos sugerían una jovencita morbosa, pícara, con un cierto toque noventero, no me preguntéis por qué. Como si fuera esa compañera del instituto que todos hemos tenido, que parecía inalcanzable y que se deseaba en sueños. Tenía que conocerla.

    El día de trabajo pasó rápido y, después de salir llamé para confirmar la cita y me puse en marcha. Cosquilleo en el estómago, esa sensación de emoción, nervios, tensión, excitación, deseo; como el músico que va a subir al escenario, o como el niño que madruga la noche de Reyes, pensando en el regalo que le espera.

    Cuando llegué, me recibió Sara, en lencería blanca. Me pareció bellísima y me sentí avergonzado de inmediato. Tenía un pelo rubio largo, muy llamativo, que me hechizó.

    - Hola, soy Sara - se presentó dulcemente.
    - ¡Hola! Yo soy Angelinux, el muy afortunado ganador el sorteo - ella se rió ante mis obvios nervios.
    - Ven sígueme - y comenzó el ritual de subir las escaleras admirando lo inalcanzable, al alcance de la mano.

    Sara me indicó el armario para dejar las cosas y empezó a desvestirse, mientras hablábamos de temas que no tenían nada que ver con lo que estaba pasando, casi de cualquier cosa.

    - Uf, creo que me estoy distrayendo - dije, mientras la recorría con la vista.
    - ¿Por qué será? - contestó con ironía.
    - No sé... - seguí el juego - Debe ser el tic-tac del reloj, seguramente...
    - Sí, seguro que es eso... - me sonrió.

    Yo admiraba su figura. Sus senos eran tan firmes... Chupito de colutorio: ¡Chin, chin! Con brindis y todo. Casi me creí de verdad que fuera un champán, bromeé conmigo mismo. Nos metimos juntos en la ducha y, después de servirse de jabón, fue directa a acariciar mi pequeño amigo. "¡Ups!", pensé.

    Se fue hacia la cama, mientras yo me secaba. Desde el baño, la admiraba. "¡Qué hermosa es!", pensaba. Salí de mi ensoñación en un segundo cuando ella se subió a la cama y gateó hacia mí: "Ven. Súbete. Ponte cómodo". Acudí a su llamada, obediente, y me tumbé.

    Empezó a subirse sobre mí y a mirarme con sus vivos ojos. Creo que no hay nada tan erótico y excitante como ver cómo brillan. Despues de mirarme, fue bajando hacia zonas más atrevidas y, en pocos segundos, mi mini-yo estaba arriba y suspirando. No tenía ninguna prisa, todo lo hacía con infinita delicadeza, suavidad, recreándose... "Así que esto es lo que decían en la web sobre centrarse en los pequeños detalles. ¡Madre mía! Si es que me va a dar algo...".

    Yo no veía lo que pasaba. Sólo veía una cascada de oro, su pelo, que acariciaba, fascinado. Erotismo y belleza. Deseo y arte. Me sentí tentado de dejarme llevar hasta el final... Pero ella se levantó, me invitó a su cuento con una caperucita roja y empezamos a dar vueltas.

    Se subió sobre mí, acercando sus pechos a mi cara, besándome a veces, mientras frotaba suavemente su entrepierna contra mi pierna, que había tomado por su cabalgadura. Dios, mirar su carita mientras lo hacía, los ojos entrecerrados, los labios entreabiertos y el lento vaivén de su cuerpo...

    Con mucha timidez, poco a poco, fui deslizando mi mano hasta emplazarla debajo de ella. Con la yema del dedo, dibujaba el contorno de sus labios y navegaba por ellos, sintiendo cómo se iban humedeciendo. Me estaba poniendo malísimo. Me levanté y me puse encima de ella, llevado ya por la pasión. Luego, se ofreció a mí y me puse detrás.

    Y allí estaba yo. Haciendo más ejercicio que en todo el mes. Sujetaba a Sara por la cintura y mientras, la miraba. Su cabeza, apoyada en el colchón, sobre la mejilla izquierda. La boca, suspirando. Esa belleza, esa carita, su pelo rubio decorando su piel como hilo de oro cosiendo un tapiz de eterna juventud. Deseo, fantasía, morbo, excitación... Era el momento perfecto para alcanzar, por un instante, el cielo.

    Ya de camino de vuelta, suspiré y caí cual largo era sobre la cama. "¡Ufff!". Me quedé mirándola.

    - ¿Por qué te ríes? - me dijo, intrigada.
    - Es que.. ¡Tienes una cara de pícara!

    Nos tumbamos el uno al lado del otro, ella a mi derecha y hablamos un poco. Mientras, acariciaba con mimo toda su piel. Me callé por un segundo y contemplé sus ojos y su cara:

    - Me encantan tus pecas. Son bonitas, tienen mucho estilo. ¡Anda! Acabo de verlo... Acabo de imaginarte como... ¿No has visto alguna vez, en alguna de esas películas ambientadas en el Siglo XVIII, la aristócrata con la cara de blanco y un lunar pícaro en la cara? Pues así te quedan a ti, pero naturales y con más estilo. ¡Mira, eres una marquesita! ¡La Marquesita!

    Se sorprendió y nos reímos. Siguiendo el juego, comencé a decirle algunas cosas en francés, llevado por el momento. Creo que la dejé un poco perpleja con mis tonterías.

    - Ups, vengo en un momento - y me fui al baño. Antes de entrar, me di la vuelta y la miré. - Ahora vengo, mi Marquesita - y la hice una reverencia como sacada de Versailles.

    Salí del baño y la vi tumbada en la cama, boca arriba, las piernas encogidas y levemente separadas.

    - ¡Madre mía, si me lo pides así! - Y me lancé sobre la cama, por sorpresa, besando sus piernas a cada lado, descendiendo hasta su flor, deshojando sus pétalos con mi lengua.

    Cuando tuve su polen, Sara se agachó sobre mí y empezó a dedicar delicados besos a mi parte más sensible. Luego, se tumbó a mi lado y comenzó a besarme el cuello mientras me acariciaba. Yo me moría de vergüenza para decirla que deseaba que volviera a los besos de otro tipo; y los dos nos reímos de ello. Pero luego descendió, con picardía. Después, continué yo la tarea, mientras ella daba besitos a las dos zonas circundantes, mirándome con sus ojitos. "¡Joer, si es que voy a salir de aquí más malito de lo que he entrado!".

    La situación no tardó mucho en resolverse.

    - ¡Anda, tenías una técnica! - dijo.
    - Conócete a ti mismo, decía Sócrates - contesté.

    Nos vestimos mientras seguíamos hablando. Bueno, ella se vistió un poco menos que yo... Qué guapa estaba en ese conjunto de lencería... Ay, Sara, no dejaré de decírtelo...

    - Y tú, ¿siempre te ríes? - preguntó.
    - Bueno... Sí, supongo que sí, me temo que soy así - ¿cómo no hacerlo, con lo simpática que es Sara?

    Me acompañó hasta la puerta y seguíamos hablando.

    - Me quedo con tus manos... - me dijo, y me gustó.
    - Ha sido fantástico ganar este premio y conocerte. ¿Has leído lo que escribí en el foro?
    - Sí, pero si parecías Neruda... -
    - ¡Anda ya! - me sorprendió pero me halagó. - ¿Quieres un smint?
    - No, gracias...

    Yo me tomé uno. Nos volvimos a besar.

    - ¡Hey, picaaa! - mi smint había llegado a ella. Y nos echamos a reir otra vez. Tras el último beso, salí de allí más feliz que un niño con zapatos nuevos.

    Debo decir que las vecinitas han tenido muchos detalles conmigo en el poco tiempo que ha pasado desde que las conozco, cosa que les agradezco. ¡Conocerlas ha sido toda una suerte! Estoy deseando que vuelvan de vacaciones y creo que voy a celebrar su retorno, estoy pensando, con dos de ellas esta vez. Mi imaginación ya se ha puesto a trabajar... ¡Madre mía, qué agosto más largo va a ser!
    Última edición por angelinux; 08-05-2018 a las 08:17 PM

  2. #22
    New member
    Fecha de ingreso
    May 2018
    Mensajes
    5

    Dulce Sara

    Estaba deseando que empezase Septiembre, para volver a visitar esta casita que a todos nos gusta tanto.

    Tras pensarmelo un poco, pero solo un poco, me decidí por citarme con Sara. Sara era la unica de las, entre comillas veteranas, con la que no había estado antes.

    Me presento a la hora acordada, me recibe Tania, preciosa tambien, cuerpecito y cara muy bonitos. Me sube a la primera planta....y a esperar a Sara.

    Y ahi viene ella. Como definirla, una hermosa mujer, cuerpo de teen, todo en su sitio....y muy bien puesto. Guapa, simpatica. Como con todas las chicas de la casa, tienes rápidamente la sensacion de conocerla de toda la vida. Y, tras el brindis con listerine, como siempre, a la duchita. Besos, caricias, mas besos, mas caricias....vamos, que antes de salir de la ducha ya estaba a 100....

    A la habitación, con esta maravilla. Se amolda rapidamente a los ritmos. Como siempre, no entrare en detalles, pero el frances es un lujo, y en el resto una maravilla. En cualquier postura hay una vision increible de ese cuerpo.

    Repetire...seguro...Besos.

  3. #23
    New member Avatar de donnald
    Fecha de ingreso
    Sep 2015
    Mensajes
    9
    Experiencia de esta misma semana con Sara.

    Que decir que esta teen que se nos va haciendo mujer y cada día está más cañon. Hacia unos meses que no la veía y la verdad es que se le han puesto unas tetas y un culito que madre mía que locura !!

    El ritual de siempre, al baño, chupito y a la ducha. Ducha estrechita con magreos, besos y poniéndonos a tope.

    Luego en la habitación me encanta acariciar ese cuerpecito hecho para el pecado y luego ver como Sara habla con el pequeño que tengo entre las piernas. Que visión más fantástica !!!

    Prácticamente una sesión de magreo y oral fantástico terminando en sus preciosas tetas.

    Con Sara muy buen feeling, buena conversación y se la ve entregada a gustar. muy muy recomendable.

    Un placer !!!

 

 

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •